Buscar
  • Claudia Sasmay

"MECANISMOS DE DEFENSA"

“Nada puede ser sanado hasta que no sea develado. En cuanto descubra aquello que ya no me sirve, tendré la oportunidad de elegir de manera más clara para mi, como sentir en cada experiencia. Pero si no me observo antes, no me miro, no puedo tener la posibilidad de cambiar. ¡La verdad nos libera y nos sana!”

Cada uno de nosotros llega a este mundo perfecto, divino en nuestra esencia, directo desde la Fuente. Pero poco a poco vamos perdiendo la consciencia de nuestro origen y nos volvemos inconscientes y así nos herimos a nosotros mismos y herimos también a los demás. Cada uno esta actuando desde sus mecanismos de defensa. De una manera inconsciente nos defendemos del dolor, de la agresión, de la pena, del rechazo. Simplemente nos protegemos, intentando sobrevivir emocionalmente. Cuando herimos a otros en realidad queremos sanarnos a nosotros mismos. Cada vez que le haces algo a alguien, en realidad te lo haces a ti mismo. Y así cada uno muestra sus defensas y nos enfrentamos a la historia de sobrevivencia del otro.


Cada una de nuestras relaciones está condicionada de esta manera. Las relaciones humanas se basan en como me defiendo, inconscientemente del dolor que podría “eventualmente” hacernos otro y asi sin quererlo, entregamos nuestro poder. También cada uno arrastra patrones de nuestros ancestros: formas de ser, conductas, emociones y sentimientos que en realidad no son nuestros.

Nuestros padres hicieron lo mejor posible de acuerdo a sus propios recursos y limitaciones, culparlos a ellos no tiene ningún sentido. Al igual que nosotros ellos también recibieron la herencia de creencias, juicios y mecanismos de defensa, e inconscientemente lo traspasaron a nosotros también. Nadie es culpable, todos somos Responsables de nuestras experiencias y como las enfrentamos. La responsabilidad comienza con la disposición de experimentar tu SER como causa.

La responsabilidad no es carga, halago, vergüenza o sentimiento de culpa. Todos estos conceptos incluyen juicios o evaluaciones de bueno o malo, correcto o incorrecto o mejor o peor. Estos conceptos no son responsabilidad. Se derivan de una forma de ser en la cual el SER se considera una cosa o un objeto en vez de un contexto.


El universo, desde su Amor infinito, siempre nos está mostrando que es lo que hay que sanar. El pasado siempre se hace visible en el presente, para transmutarlo, mirarlo y finalmente sanarlo.

Siempre un corazón herido hiere a otros y si sentimos que nuestros padres u otros adultos referentes nos dañaron cuando niños, ellos también lo hicieron desde su propio dolor. En nuestra infancia, nuestras necesidades no pudieron ser satisfechas y eso generó una manera particular de percibir el mundo y sentimos como consecuencia rechazo, dolor, frustración, rabia. Cuando niños no poseemos la capacidad de separar el juicio con las emociones, por ende todo se absorbe desde lo emocional. Y como nuestra capacidad de discernimiento no esta presente aún, sentimos que el dolor de nuestros padres y el dolor que nos causan, son lo mismo. Y muchas veces nos sentimos culpables por ese comportamiento, trayendo como consecuencia baja autoestima. Y ese “niño herido” es el que crece y se convierte en adulto y cada vez que una experiencia te conecte con alguna situación similar en nuestra niñez, saldrán todos esos mecanismos de defensa inconscientes y así el circulo sigue. Nos defendemos, reaccionando como niños. Por eso es importante buscar dentro de ti, mirar los mecanismos de defensa, para luego sanar.


¿Cuáles son los mecanismos de defensa que te limitan hoy?


Claudia Sasmay Oliver

2 vistas

Contacto

Lunes a viernes de  9:00  a 18:30

Whatsapp: +56 9 7667 2185

claudiasasmay@gmail.com

Santiago de Chile