Buscar
  • Claudia Sasmay

"VACIAR PARA RECIBIR"

Actualizado: mar 6

Para poder recibir la abundancia es necesario vaciarnos primero de todo lo que nos ata, lo que nos impide crecer, de los recuerdos, las experiencias, los miedos y sobre todo vaciarnos de nuestras necesidades, tal como dice Jim Rohn: “El Universo responde a tu merecimiento, NO a tu necesidad”. ¿Eres receptivo a los halagos, a los regalos de otros? ¿Al recibir te sientes obligado a dar de vuelta? Seguramente estas lleno de creencias limitantes que te impiden recibir la abundancia y con ello limitas tu corazón y tus afectos. Escribe en un cuaderno lo que sientes que no es tuyo, lo que te sobra, lo que heredaste de tus padres y ancestros. Permite al inconsciente salir y vacíate de todo lo que no es tuyo y te limita. Al vaciarnos nos conectamos con el verdadero YO, nuestra esencia, nuestra alma, nuestra verdad más profunda.

Autoconocerse para ser realmente quienes somos. Ocultamos quienes somos, por miedo a mostrarnos, para que no nos hieran, miedo de no ser adecuado, miedo de no ser parte del molde que impone la sociedad. Desde nuestra temprana infancia nos han enseñado a ocultar nuestra verdadera naturaleza y así nos pasamos la vida, enfrentándonos a los otros, ocultando quienes somos y nos topamos con otros que también tienen miedo de lo mismo y nos privamos de la posibilidad de regalarle al mundo nuestro bello SER.


​Cada vez que nos enfrentamos en nuestra vida a momentos de frustración, rabia, pena, soledad, en realidad estamos expuestos a la consecuencia de estar alejados de nuestra esencia. Cada vez que olvidamos quienes somos, nos perdemos. ¿Cómo podemos entonces conectamos con nuestra verdad, con nuestra ALMA y recibir así todo lo que el universo tiene para nosotros?:

  • Aprender algo nuevo siempre. ¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo por primera vez?

  • ​Estando en silencio, en el silencio dejamos de preguntar y escuchamos.

  • Conectar con la naturaleza. ¿Has abrazado alguna vez un árbol? Dicen que los árboles “son las columnas que sujetan el cielo. Si las derribamos, el cielo caerá sobre nosotros”.

  • Volver a conectar con nuestro niño interior. Expresando los sentimientos libremente, jugar, reír. Mirar el mundo como la primera vez.

  • Realizar alguna actividad artística, arte, pintura, etc. Es una forma bella de vaciarnos y expresar nuestra creatividad. También es a través de nuestras manos que eliminamos el stress.

  • Tener un diario. Es cuando escribimos que vaciamos el inconsciente y damos espacio así a LUZ de nuestro interior.

  • Conectarnos con nuestro cuerpo: estirándolo, ejercitándolo, relajándolo, danzando. Escuchar que le hace bien y que no. Cuidarlo. Tienes uno solo y es el vehículo que aloja al alma.

  • Cantar, es de esta forma que la energía atascada es liberada desde lo profundo y es transformada como alquimia en energía sanadora. Mejor si ese canto alimenta tu alma y te deja llena de linda energía.

  • Aprender algo nuevo siempre. ¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo por primera vez?

Quizás te parezca una lista difícil de cumplir, pero al menos puedes intentar comenzar con tres de ellas. Y verás como poco a poco podrás ir haciendo las demás. Te dejo coraje para mirar dentro de tu interior. Para lograr la transformación interna, requiere de trabajo y nadie dijo que sería fácil, pero una vez que llegas al final, la recompensa de ser libre no tiene precio.

Te invito a fluir desde tu verdad, el mundo espera el regalo de quien eres.


Namasté,

Claudia Sasmay Oliver

29 vistas

Contacto

Lunes a viernes de  9:00  a 18:30

Whatsapp: +56 9 7667 2185

claudiasasmay@gmail.com

Santiago de Chile